helmet crest on black
Carta del Cardenal José Ignacio Velasco
MARQUEZ ARIAS

Home

SITIOS DE INTERES
DICCIONARIO A MI MODO
NERUDA I NERUDA II
Carta del Cardenal José Ignacio Velasco
CRONOLOGIA
ALCABALAS
ALPHA FURRUQUING
Baños de Carretera
Pedofilia
JMA Publicaciones Cortesía
NUEVA SECTA
El PELIGRO DE CHÁVEZ
LA CREACIÓN
JMA ARTICULOS
... AY PAPA
El Patriota
ANTIPARABOLICAS
CHÁVEZ Y...
HUMOR EN FOTOS
BUENOS MODALES I - II - III
COCINA ELECTORAL
SANTORAL
SEGUN EL COLOR...
¿CÓMO VA LA SALUD?

Carta del Cardenal José Ignacio Velasco para Pedro Carmona Estanga.

Carta enviada por el cardenal José Ignacio Velasco, desde los confines del infierno a su amigo del alma Pedro Carmona Estanga.

Sr.
Pedro Carmona Estanga

El Exilio

Querido Pedro:

Apenado contigo porque tengo varios meses tratando de enviarte una carta, pero con este calor insoportable se queman antes de llegar al buzón de correos.

Te diré que a mi llegada a estos ignotos lugares, mi primera escala fue el Cielo, fui recibido por el mismo san Pedro en persona, que emoción y alegria tan grandes, sobre todo al comprobar que mis creencias no eran infundadas y que, en realidad, todo lo que hemos dicho sobre la existencia de otra vida en el más allá era cierto. Al llegar sufrí una gran decepción, no esperaba que san Pedro me acusara de golpista y mucho menos que se apareciera el propio Jesús para decirme que ya no gozaría de la dignidad de cardenal, sino que sería tucusito por el resto de la eternidad.

A los pocos días fui sometido a un juicio sumario, donde estuvo hasta san José, para mí que era Judas disfrazado, me acusaron de todo lo que te puedas imaginar y, según ellos, el pecado mayor fue el de haber firmado la carta de apoyo a tu Golpe de Estado y mentir diciendo que no la había firmado; por cierto que se cagaron de la risa por la torta que pusiste, uno de los integrantes del Jurado comentó, refiriéndose a tu persona, ¡Tan viejo y tan bolsa! Creo que era san Agustín, aunque siempre supuse que ese señor estaría en el infierno, sobre todo después de haber escrito Las Confesiones. Antes de proseguir quiero comentarte que esto es un relajo, no es el Cielo que yo imaginaba en mis ratos de meditación, que fueron pocos por cierto, lo que si es aleccionador y poco fortificante para el espíritu es la cantidad de mujeres que hay en esta vaina, pero no hay una que valga la pena, un atajo de viejas del carajo, todas vírgenes, con decirte que una de las mejorcitas físicamente es la madre Teresa y la llaman virgo oxidado, ¡cómo será el resto!. Eso sí, hay que reconocerlo, aquí no hay nadie que eche vaina, no hay comunistas, poetas, escritores de valía, filósofos, humoristas, nada que perturbe la mente; esto está lleno de dictadores, ex presidentes latinoamericanos, traidores a la patria, pedofílicos, narcotraficantes, etc.

A última hora el Jurado decidió enviarme por una imporada, como castigo, al Infierno, allí permaneceré según me dijeron, unos meses o tal vez años, hasta que llegues tú.

Al llegar al infierno oi al mismísimo Satanás gritando con una voz cavernosa y profunda: ¡Saquen esa basura de aquí! Miré a todos lados y resultó que el hijo de puta se refería a mí.

Como puedes comprobar, estoy en el averno, hace un calor del carajo, pero eso no me molesta, lo que me jode es la gente o espíritus que moran en este sitio, a cada rato veo al Dante, Carlos Marx, Bolívar, el Che, CamiloTorres, Aquiles y Aníbal Nazoa, etc. Vi también a un morenito, enjuto, de anteojos, envuelto en una sábana, parece un santo, me dijeron que era un tal Ghandi, en su casa lo conocerán. Muy cerca de donde me tienen hay una urbanización, El Revolcadero ahí no paran de tocar música las 24 horas del día, miles de botiquines y burdeles, fiesta por todos lados y una cantidad de hermosas mujeres, tan buenas que para qué te cuento, desde Cleopatra hasta la Tongolele, pasando por Mesalina y Aspasia, el Viagra y el Cialis los distribuyen gratuitamente, en unos especies de Mercal que ascaban de inaugurar (este Diablo del coño vive copiando todo lo que hace Chávez) Ahora, lo arrecho de todo esto, es que como estoy cumpliendo condena, no puedo disfrutar de ninguno de esos placeres, menos mal que bastantes carajitos tuve en mi vida terrenal.

Bueno, Pedro, creo que estoy por terminar, ya que no puedo acabar, tu me entiendes, muérete pronto y trata de comportarte bien por el resto de vida que te quede, para ver si te asignan al infierno y logres, con tus influencias, que nos trasladen a los dos a la Quinta Paila, que viene siendo el equivalente de la Quinta Quira en Valencia Venezuela- Por lo que he podido ver aquí gozan una bola y parte de la otra, el calor ni se siente, todos andan en pelotas.

Un caluroso abrazo
Pepe Nacho (a) El tucusito Velasco


PS ¡Coño!, me olvidaba, trata de leerte el Manifiesto Comunista, los discursos y proclamas del Libertador, las obras de Lenin, Los dicursos de Fidel; en fin, todo lo de contenido revolucionario que encuentres. Aquí no rezan antes de comer o al retirarse a dormir, ni duermen, sólo leen proclamas, discursos del Ché, La Declaración Universal de los Derechos Humanos, etc.

Lo último que han inventado, creo que se le ocurrió a un negrito africano llamado Patrice Lumumba, es, que al terminar de comer todos gritan ¡Uh! ¡Ah! ¡Chávez no se va!... ¿cómo te parece?.

PS 2.- Discúlpame los coños y otros tacos, este Infierno es una mierda. ¡Pero, cómo se goza!

Saludos
José Márquez Arias.

Derecho de Autor:
José Márquez Arias.

Página elaborada por:
Adriana Márquez Valdecantos.