Make your own free website on Tripod.com
helmet crest on black
ALCABALAS
MARQUEZ ARIAS

Home

SITIOS DE INTERES
DICCIONARIO A MI MODO
NERUDA I NERUDA II
Carta del Cardenal José Ignacio Velasco
CRONOLOGIA
ALCABALAS
ALPHA FURRUQUING
Baños de Carretera
Pedofilia
JMA Publicaciones Cortesía
NUEVA SECTA
El PELIGRO DE CHÁVEZ
LA CREACIÓN
JMA ARTICULOS
... AY PAPA
El Patriota
ANTIPARABOLICAS
CHÁVEZ Y...
HUMOR EN FOTOS
BUENOS MODALES I - II - III
COCINA ELECTORAL
SANTORAL
SEGUN EL COLOR...
¿CÓMO VA LA SALUD?

ALCABALAS DE VENEZUELA

Ya la democracia en Venezuela pasa de cuarenta años funcionando y en realidad, no nos podemos quejar, después de la Perfectibilidad lograda en el Quinquenio del Toronto, estos son parte de los objetivos alcanzados; no puedo nombrarlos en su totalidad pues no me alcanzaría la resma de papel que tengo dispuesta para este escrito. Así tenemos, como una pequeña muestra: Ochenta mil kilómetros de autopistas de seis canales y hombrillos, cuarenta mil kilómetros de vías férreas de trocha ancha, la industria petroquímica más avanzada del hemisferio occidental gracias a nuestra riqueza petrolera y los grandes yacimientos de gas natural, el mejor sistema educativo de las tres Américas, un ingreso per cápita cercano a los veinte mil dólares, casi a la par de los países escandinavos, los hospitales mejor dotados del mundo, las cárceles mejor equipadas y el sistema judicial más avanzado, envidia del resto de los países hermanos, (pocas cárceles, es verdad, pero es que debido al alto nivel cultural y la riqueza de la población; Prácticamente no hay delitos)...

Lo que si llama poderosamente la atención es que en un país tan avanzado, desde todo punto de vista, persista ese atavismo gomero de las alcabalas. Uno viaja, por decir algo, desde Valencia hasta San Cristóbal, por el llano o por la carretera panamericana y se encuentra uno de esos mamotretos cada veinte Km. o menos. Lo simpático de ellas es que, generalmente, hay unos vigilantes con cara de perdonavidas que te miran como si acabaras de cometer un magnicidio o llevaras a un comandante guerrillero solicitado por la CIA, todo eso a pesar de la cara de pendejo que uno pone al acercarse al punto de control. Para no hacer muy largo el cuento les voy a referir lo que me ocurrió, hace unos meses, en la alcabala de Agua Viva: llegué, detuve el vehículo, ya traía el vidrio abajo desde cincuenta metros atrás, acomodé mi mejor cara de pendejo y dije suavemente... Buenas... ahí comenzó el diálogo (palabra más, palabra menos): ¿De donde viene ciudadano?... De por aquí cerquita, el tipo me miró raro... Permítame el carnet de circulación... se lo di... ¿Usted se llama así?... No, ese es el nombre del dueño de la camioneta... ¿Entonces la camioneta no es suya?.. Si es, lo que pasa es que la compré de segunda mano y no me han arreglado los papeles porqué debo cuatro giros... Muéstreme los documentos... Abro la guantera y se los muestro... Ujú... ¿Porqué lleva inyectadoras ahí?... Bueno, esas las venden libremente, aparte de que soy médico... Enséñeme la credencial de médico... Se la doy, la lee con detenimiento y se cuadra militarmente.. ¿Ud. es presidente de qué?... No, vale, ya con más confianza, esa es la firma del presidente del Colegio de Médicos, yo soy un médico bolsa en plan de turista... ¡Ah!... ¿Y esas ampolletas que lleva ahí de que son?... eso es Fenildimetilpirazolonmetilamino- metasulfonato de sodio... ¿Y para que sirve?... Son calmantes... Por el nombre deben ser para el cáncer.... No, ni tanto.... Mire, y esas paleticas de helado y la cinta adhesiva ¿Para qué son?... Es que yo sufro de enfermedad de La Peyronie y con eso me entablillo y lo rodeo con cinta adhesiva para que no se angule... ¿Y cuál es esa enfermedad?... Un dedo que se dobla para un lado... Ciudadano, ¿Ud. cómo qué me está mamando el gallo?... No señor, la última vez que mamé fue a los dos años, aunque últimamente le estoy metiendo de frente a la primera infancia...

Abra la maleta del vehículo, por favor... La abro, mira para todos los rincones... ¿Anda armado?... No señor, sólo cuando tomo Sildenafil... ¿Y eso qué es?... Es una medicina derivada de la Parapara... ¿Para qué se usa?... Bueno, parapará... ¿Y en esa bolsa de plástico qué lleva?... Unos esquejes de Chaparro amargoso, ¿desea que le muestre el Chaparro?... No, con su palabra basta doctor... ¿Y esas botas de militar qué hacen ahí?... Son para un tío que cumple próximamente 50 años de casado y me dijo que esa noche le romperá el trasero a mi tía aunque sea a las patadas... ¡Caramba doctor, ese tío suyo si es arrecho!... Puede cerrar la maleta. Gracias a Ud., me subo y cuando voy a arrancar me pregunta: ¿Para dónde se dirige?... Oiga, guardia, la Constitución Nacional garantiza la libre circulación de las personas por todo el territorio y, de paso, le quiero aclarar que las alcabalas violan ese derecho... Disculpe señor, yo sólo cumplo órdenes... Arranco y me detiene de nuevo... Doctor disculpe ¿cómo es qué se llama lo que lleva en la maleta, en la bolsa de plástico?... Chaparro amargoso... No, la otra palabra que me dijo... Ud. se refiere a ¿esqueje?, si Dr. gracias, esqueje me olvidó... Puede seguir...

J. Márquez A

Valencia, Venezuela.
Madrugada del 17.9.98

(Esto es una recopilación de diferentes sucesos que me han acontecido en las diversas alcabalas de este bello país, el 90% de los diálogos han ocurrido así como les cuento).

Derecho de Autor:
José Márquez Arias.

Página elaborada por:
Adriana Márquez Valdecantos