helmet crest on black
Baños de Carretera
MARQUEZ ARIAS

Home

SITIOS DE INTERES
DICCIONARIO A MI MODO
NERUDA I NERUDA II
Carta del Cardenal José Ignacio Velasco
CRONOLOGIA
ALCABALAS
ALPHA FURRUQUING
Baños de Carretera
Pedofilia
JMA Publicaciones Cortesía
NUEVA SECTA
El PELIGRO DE CHÁVEZ
LA CREACIÓN
JMA ARTICULOS
... AY PAPA
El Patriota
ANTIPARABOLICAS
CHÁVEZ Y...
HUMOR EN FOTOS
BUENOS MODALES I - II - III
COCINA ELECTORAL
SANTORAL
SEGUN EL COLOR...
¿CÓMO VA LA SALUD?

EL PARAÍSO DE LOS ESTREÑIDOS Y OLIGÚRICOS

Venezuela es un país donde, definitivamente, nadie puede exonerar el intestino en otro lugar que no sea su casa u oficina.

Si Ud. va a una arepera o restaurante, por ejemplo, y con muy raras excepciones, encontrará los baños en estado deplorable, igual le ocurre en los cines, parques, clínicas, liceos, colegios, universidades etc. Pero, donde la cuestión llega al extremo es en las carreteras, no hay una Estación de Servicio donde Ud. pueda cumplir con la sagrada función de descargar sus tripas o su vejiga; generalmente las pocetas rebozan de mierda, no se puede llamar de otra manera, los pisos anegados de orines y otros desechos, las papeleras hasta el borde, los lavamanos sin agua etc.

Esto, por supuesto, obliga a los automovilistas a realizar esos actos al borde del camino, en el monte, a la orilla de un río, corriendo el riesgo de que lo muerda una mapanare o lo emascule una baba y, en el mejor de los casos, a que lo atraquen con los pantalones o las pantaletas en las rodillas; esto es, si tiene la suerte de que no aparezca la autoridad con el fin de matraquearlo o se lo lleve preso con toda la familia por atentar contra las buenas costumbres y la urbanidad.

Lo de los restaurantes, cines, areperas y otros sitios no sería tan grave porque al final de cuentas su casa le queda cerca y puede apretar hasta llegar a ella. Pero, ¿en las carreteras, en una nación donde no hay infraestructura sanitaria de ninguna índole?, Por favor, usted se detiene en una flamante Estación de Servicio, llámese Maraven, Corpoven, o como quieran, (deberían denominarse Ñoñaven), todas dependientes en última instancia de Pedevesa ¿o no? y no puede entrar a la pocilga que ellos denominan Sanitarios.

Yo pregunto: ¿Pedevesa no tiene supervisores que se ocupen de esa cuestión, no podrían obligar a los dueños de esos chiqueros a mantener los baños limpios y en funcionamiento, sin pocetas llenas de heces, sin orines en el piso, sin papel sucio regado por todas partes, con lavamanos que funcionen, con buena dotación de papel higiénico y para secarse las manos o secadores eléctricos de aire caliente?.

He llegado a la triste conclusión de que los directivos de Pedevesa y sus filiales, así como los supervisores, son unos estreñidos y oligúricos incorregibles o viven en sus casas nadando en estiércol con cochinos, gallinas, perros etc. en las habitaciones.

La solución es muy sencilla, basta con quitarle la concesión a todo aquel que no cumpla con las normas que, me imagino, debe tener PEDEVESA. Sé que en las ciudades hay Estaciones de Servicio donde se puede recurrir a los baños, pero el problema es en las carreteras, en la ciudad a fin de cuentas podríamos aguantar y, si nos hacemos encima, tenemos la casa cerca para arreglar el desparramo.

Por eso Venezuela es el paraíso de los estreñidos y oligúricos.

J. Márquez A.

Derecho de Autor:
José Márquez Arias.

Página elaborada por:
Adriana Márquez Valdecantos.